Spotlight On Pablo Weil

En un momento muy representativo de su carrera, Pablo Weil dejó de ser el presidente de COCAL (Confederación de Entidades Organizadoras de Congresos y Afines de América Latina), y con ello da un paso a un costado al institucionalismo a sus 59 años de edad, para dedicarse a su empresa organizadora de eventos ITC y a seguir siendo el representante en Latinoamérica de una prestigiada consultora europea.

Pablo es argentino de ascendencia alemana, estudió psicología y todos sabemos de su romance con el turismo al que le ha dedicado la mitad de su vida, pero tal vez no tantos saben que también se graduó como director teatral en la escuela de arte dramático, lo que le dio un toque especial a los eventos en los que intervenía.

Misión cumplida en COCAL

Normalmente el periodo de una junta directiva de COCAL es de dos años, pero por cosas del destino Pablo duró tres y medio en el cargo, tiempo en el que junto a sus compañeros siguió buscando las formas para elevar el posicionamiento del organismo a nivel internacional.

“Uno de los pilares era, y sigue siendo, ser la entidad que lleve adelante la profesionalización de nuestro continente, porque siempre vimos una realidad, que tenemos disparidad en Latam, vaivenes económicos y políticos, eso hace que uno vaya cambiando y reinventándose”, comentó Pablo.  

Una de las formas de trabajo que más resultados ha dado han sido los convenios, entre ellos destacan los establecidos con PCMA, o bien EIC que para cuestiones académicas tiene un alto valor, pues ayuda a que los congresos anuales de COCAL puedan darle a sus asistentes créditos para certificaciones internacionales. Meetings Alliance, también tiene el honor de colaborar con webinars y otros apoyos.

Derivado de la pandemia COCAL ha estado más al tanto de sus socios, escuchando y actuando para prepararse a lo que está siendo la nueva realidad.

“Hay que volver a tocar la puerta de gobiernos para presentarles los temas y es muy desgastante hacerlo solo, ya sea una entidad o un país. COCAL es ese paraguas que acompaña y la unión hace la fuerza. Logramos ser un polo en ese sentido y elevar el nivel profesional paulatinamente”, expresó Weil.

Una nueva era del institucionalismo en la Industria de Reuniones

“Al dejar la presidencia de COCAL, dejo la etapa institucional, también dejé la vicepresidencia de AOCA, fue una decisión personal, ya son 25 años en cargos y directivas a nivel nacional e internacional, tiene que venir sangre nueva”, confesó Pablo Weil.

Desde su perspectiva, Pablo nota un cambio en la interpretación de la institucionalidad por parte de los actores de la industria, creciendo el interés y el entendimiento de lo funcional que puede ser.

Hubo mucho escepticismo con relación a participar en instituciones, éramos más o menos los mismos de siempre los que llevábamos el barco a buen puerto, veo positivo que ya hay muchos profesionales preparados. La única forma de crear y construir es participando, es todo a honor, nos lleva mucho tiempo, dinero de nuestros bolsillos a veces, pero es la única manera de presentar un frente común con fuerza, gracias a Dios ya hay mucha gente para entrarle”, agregó Pablo, quien seguirá como presidente del Comité de Ética para estar y apoyar.

¿Cuál es tu visión y recomendación para las nuevas generaciones?

“Lo que me gustaría de alguna forma, es que nos volquemos en el amplio sentido, instituciones y empresas, hacia la contención social, tratar de entender toda una época de cambio. Antes era puramente económico, es el momento de verlo desde otro aspecto, aplicando los conocimientos hacia lo social para encontrar el equilibrio, profundizar para sensibilizar todo el escalafón, que el evento deje algo a la comunidad”, dijo, y continuó.

“Y esto ojo, lo hemos aplicado a los eventos, vivir una experiencia, no sólo sentarnos en la silla, que las comunidades se sientan partícipes, que haya concientización ecológica. Hemos llevado gente a reservas a plantar árboles, yo siempre tiendo a la tierra, esa es mi marca, invertir en la comunidad. Hay que ver el resultado de esto, van aflorar nuevas cosas”, concretó.

El efecto dominó de volver al origen está pasando, cada día la gente quiere menos ciudad y más campo, montaña o playa. “Yo disfruto muchísimo la tierra, la naturaleza, amo cocinar, acá en casa todos nos peleamos por la cocina a ver quién cocina hoy. Amo a mi familia, los animales, tenemos perros gatos, caballos; siempre monté, y mis hijos siempre montaron”, concluyó un hombre de hogar, que vive feliz con su esposa y sus tres hijos.



Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

en_USEnglish
es_MXEspañol de México en_USEnglish