,

LA INDUSTRIA DE REUNIONES EN MÉXICO: CAMBIO, RETOS Y SOLUCIONES

LA TRANSICIÓN A UN NUEVO GOBIERNO EN MÉXICO PROVOCÓ una serie de cambios y retos en todos los ámbitos, incluida la promoción turística del país y la tan importante Industria de las Reuniones. Para más decir, el cierre de las oficinas a nivel mundial del Consejo de Promoción Turística pareciera haber dejado a los planificadores de eventos sin una fuente de información centralizada para atender las necesidades del mercado MICE. Sin embargo, a la par de estos cambios han surgido una serie de soluciones que prometen no sólo mantener el crecimiento del segmento, sino aumentar su proyección.

”Siento que esta es una gran oportunidad para que las asociaciones asuman el liderazgo en la promoción de México y se conviertan en la fuente primordial de información que necesitan los planificadores de eventos, no sólo de los Estados Unidos sino del mundo entero”, comentó Eric Álvarez, CMP, CASE y presidente de Destination Management Services de México, actual presidente de la Asociación Nacional de DMCs (AMDEMAC) y miembro del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones (COMIR). “En este momento y con mucho éxito las asociaciones están contactando a los destinos en sí —Ciudad de México, Cancún, Mérida, Guadalajara, Monterrey, por ejemplo— para que se salgan de la ‘sombrilla’ de México como país y comiencen a promoverse de manera independiente. Para mí es un paso natural que había que dar y estoy realmente complacido con lo que está sucediendo”. Según Álvarez, la oferta de estos destinos es lo suficientemente madura como para tomar el mando de la promoción, gestión y manejo de los grandes
congresos y eventos. Las asociaciones tales como COMIR y la nueva Asociación de Turismo de Reuniones de la Ciudad de México (ATR), entre otras, están tomando la iniciativa de hacer los anuncios promocionales y coordinar con los diferentes destinos y consejos turísticos para que puedan ofrecer una mejor promoción e información más específica a los planners según sus necesidades, además de apoyarlos fuertemente en la tramitología para llevar a cabo un evento exitoso.

Y ahí radica lo que depara el futuro de la Industria de Reuniones en México: cuando los destinos se promueven independientemente, tienen entonces la oportunidad de enfocar sus esfuerzos directamente al planner más compatible con su oferta. “En otras palabras”, dijo Álvarez, “es una gran ventaja para los planificadores de eventos poder contactar a las asociaciones y que éstas se sientan libres de sugerir y ponerlos en contacto con los proveedores y destinos que mejor se ajusten a su programa. Esto se traduce en eventos mejor ubicados y agiliza el proceso de informacióna los planificadores.”

A fecha de cierre de esta edición los cambios de gobierno todavía estaban recientes, pero los planes para sobrellevar el reto ya están sobre la mesa y las asociaciones han comenzado a tomar la delantera en la participación de las ferias comerciales más importantes y la coordinación con los destinos principales. A la par existe un acercamiento entre las autoridades y la iniciativa privada para maximizar el potencial de la industria, y los resultados se comienzan a vislumbrar. “Es muy difícil predecir lo que ocurrirá en el futuro, pero yo en lo particular estoy completamente optimista con el panorama —hay quienes dicen que la mejor pesca se hace en aguas turbulentas”, dijo Álvarez. “Creo que nos encontramos en un momento internacional bastante complejo y nos enfrentamos a algunos desafíos en la industria. Ahora bien, es en momentos así cuando mejor brillan las personas creativas y con empeño. En México somos creativos en esta industria y sabemos encontrar soluciones excelentes que nos llevarán a un lugar mejor. Es un momento muy interesante, pero estoy seguro de que nuestra industria es lo suficientemente madura como para superar estos desafíos”. Con cambios y retos, llegan soluciones. Al posicionarse los destinos como socios de negocios y no simplemente como destinos turísticos, éstos logran crear una relación relevante con los planners que regresan una y otra vez a trabajar con los destinos que les son más compatibles. Al momento que se empata la cultura de un lugar con el perfil de los asistentes, se crea un diferenciador mediante la creación de experiencias originales —y ahí radica gran parte de la clave del éxito de un evento, congreso o convención.


Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of